Cuento: El taladro

Ardía de fiebre, por lo que hacerse hoyos en la cabeza con el taladro de su padre no le pareció tan mala idea.

Al menos entraría aire en el cereb….NNNNNNNGGGGGGHHHHHHHHHHTTTTTTTTTT!!!!!!!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *