De bailes


Uno de mis últimos experimentos sociales terminó mejor de lo que pensaba.

De acuerdo a dicho análisis social se puede observar lo siguiente. Las personas suelen presentar diferentes posturas ante el bailar. La primera postura caracteriza a las personas que creen que el baile es una simulación aceptada socialmente del juego-escarceo-sexual. La segunda habla de la gente que quiere bailar simplemente porque le gusta. Podemos suponer que una persona puede estar en ambos grupos en diferentes momentos, dependiendo del contexto. Los problemas se suscitan cuando dos personas, se declaran pertenecientes a dos grupos distintos mientras se baila. En el mejor de los casos con dos personas bailando, casi por inercia, sin mirarse… es decir, contra la definición (Retozar de gozo) el baile se transforma en algo aburrido, sin gracia. Por el contrario cuando dos personas están en el mismo grupo generalmente la definición de baile aplica completamente.




Figura Nº1: Perreo Intenso.


En otras palabras…. ayer lo pasé la raja bailando y conversando con una amiga que entendía que bailar no siempre tiene una connotación de pre-sepso. Y se agradece. Mucho.

4 thoughts on “De bailes

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *