El caballero del 3

Hace algún tiempo nos juntamos a celebrar que un amigo se quitaba el yeso de una sacá de chucha en bicicleta contra un cerro (sin comentarios), y como novedad el weón tenía 10 dados. Hicimos las mone’as, lo que alcanzó pa como 5 chelas de litro, de las magníficas doraguas. Además el dueño de casa se puso con las típicas weas que sobran, que no eran las weas típicas de hecho: un estonisnaya (Russian vodka from russia. Distilled in russia and bottled in russia. (Hint : lee la etiqueta trasera y ríete un rato, en ruso)), un daikiri, y un mojito. 

Con tanto copete y dados preguntamos por ahí que se podía hacer… y llegamos a wikipedia. Dicho sitio nos recomentaba un juego llamado “El caballero del tres”. A decir verdad cuando vi la wea dije, “puta esta wea tiene una cara de juego de rol neeeeerd” pero la sed era mucha y nos pusimos a leer la wea a ver qué tal. Tenía algunas reglas de la cual la más simple es:

1.- “Al comienzo del juego, se tira un dado. El webón que saque un 3 cag… digo, es caballero. Iterar veces suficientes para que al menos uno sea caballero”

Tiramos el dado y adivinen quien fue caballero. Caballero el perla. Pico, a echarle pa delante nomás. Siguen algunas reglas más, tirando dos dados:

2.- “Si te sale un siete, toma el webón de tu izquierda”
3.- “Si te sale un nueve, toma el webón de tu derecha”
4.- “Si te sale un ocho, todos toman y deben decir ‘mierda’, el ultimo que lo dice, toma otra, por webón”
5.- “Si te sale el mismo número en ambos dados, das ese número de tragos al resto”
6.- “Si te sale el un par de 4, se cumplen las reglas 4 y 5, y además puedes poner una regla que el resto debe cumplir”

Tabamos cagaos de la risa, nos bajamos la chelas super rápido (ojo, recomendamos no hacerla con chela, porque te andai tirando flatos durante todo el rato, pero con cualquier otro te vai a la conchetumadre muy rápido). Como el juego nos pareció super bakan, le metimos dos reglas más. La primera es si a un weón se le cae el dado, toma por weón y la segunda es que el primero que bota una wea toma por aweonao (N.d.E: el weón que inventó esta regla fue el primero y único en botar las weas). Un maricón puso reglas muy mierdas como “cada vez que alguien tome el Jacob tiene que tomar” o “Cada vez que alguien conjugue el verbo tomar, tiene que tomar”. Después que se nos acabaron las chelas seguimos con el daikiri, el mojito y el vodka. No me acuerdo en que momento apareció un Cubaney y ahí sí que nos fuimos a la conchetumare.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *