Cuentos Shobrios (O ¿Dónde están tus zapatos, culiao?)

Esta historia pasó en las vacaciones pasadas. Mi hermano chico salió de parranda y yo como estaba más enfermo que la chucha no pude salir. A eso de las 5 am se corta la luz, así que dado que mi notebook tiene menos batería que los Hanson (N.d.E: mmmbop) me fui a dormir. A eso de las 6 me despierta el timbre, y chocando con la mitad de las weás de mi casa y botando la otra mitad al suelo llegó hasta la puerta y veo como el culiao tiene la frente pegá al timbre.
– “¿Qué wea te pasó, culiao?“ – Atiné a preguntar gentilmente.
– “mmmmnosñeguuferse”. – Me responde.
Acto seguido el weón se va al baño y se escuchan varias invocaciones guajardianas. Como buen hermano que soy le ayudo a llegar a su pieza. Le voy a sacar los zapatos al bestia y noto, terriblemente impertérrito, que el wn no tiene zapatos.
– “¿Dónde están tus zapatos, weón?“ – Atiné a preguntar nuevamente.
– “Esfrioporelsueño”. – Me respondió el gentilhombre.
Tras preguntarle varias veces por los zapatos y escuchar la misma respuesta, lo dejo durmiendo y salgo a ver si las cagás están afuera. Tras webear caleta con la linterna los encuentro, al lado del gomero hecho mierda y un pedazo de palmera que solían haber afuera de mi casa y una poza de witreo. Básicamente el culiaito entró como pudo a la casa, se tropezó con cuanta wea había y luego se había acostado, no sin antes sacarse los zapatos, en el patio. Después se escucharon varios sonidos provenientes de su pieza como “La etapa la etapa” o “Pasa el nivel”
Al otro día me contó que el wn había tomado tequila con vino, se picó con el dueño de casa y se fue caminando a la casa. Ahí lo pilló el corte de luz y lo llamo el amigo preocupao:
– “Oye weón ¿Dónde chucha estai?“
– “Me perdí… Espera… ya me encontré”. – le responde.
Dicho sea de paso nunca más salió el weón en las vacaciones.
SOBRIAMENTE EL GRAN HERMANO.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *