Voy & vuelvo. Obras públicas de Nicanor Parra

Esta exhibición reúne las obras visuales fundamentales de Nicanor Parra, como el Quebrantahuesos y el Pago de Chile, además de una selección de Artefactos y Trabajos Prácticos. La muestra tiene entrada liberada hasta diciembre de 2014 en la biblioteca Nicanor Parra, ubicada en Vergara 324, entre Metro los Héroes y Metro Toesca.

DSCN8542

Click para ver el mapa

 

DSCN8540

Nicanor Parra lleva más de medio siglo subvirtiendo todas las ideas establecidas en torno a qué cabe entender por poesía y cuáles son los atributos que distinguen al poeta. Desde su irrupción a comienzos de la década de 1950, la antipoesía no ha cesado de transformar radicalmente los horizontes de la poesía en la lengua Española, reorientando sus rumbos.  Esta exposición propone por vez primera un acercamiento panorámico a las sucesivas etapas de su desarrollo, permitiendo apreciar las diferentes maneras en que se concreta el impulso a trascender las limitaciones de los formatos convencionales de transmisión de la experiencia poética, mediante técnicas y estrategias que interactúan con la visualidad y que promueven un lector/espectador activo, capaz de entablar un diálogo con la obra.


DSCN8535

El recorrido de la exposición se jalona con pequeñas “estaciones” audiovisuales que “conversan” con las piezas expuestas y que, además de documentar algunas de las claves de la trayectoria y de la figura de Nicanor Parra, brindan la posibilidad de escuchar algunos de los más celebres antipoemas en su propia voz. En uno de ellos, publicado hace ahora cincuenta años, Parra comparaba la antipoesía con una montaña rusa. “Suban, si les parece”, decía allí. “Claro que yo no respondo si bajan / echando sangre por la boca y narices”

Quedan todos advertidos.

DSCN8532 DSCN8524

El Quebrantahuesos (1952).

Nicanor Parra en colaboración con Enrique Linn, Alejandro Jodorowsky y otros jóvenes, concibió la idea de un periódico mural de intención satírica hecho con recortes de diario superpuestos a modo de collage. Durante varias semanas distintas entregas del Quebrantahuesos se expusieron en dos puntos céntricos de Santiago, despertando una gran expectación y haciéndose objeto de todo tipo de comentarios y reacciones.

DSCN8503 DSCN8504 DSCN8505 DSCN8506 DSCN8507 DSCN8508 DSCN8509 DSCN8510 DSCN8513 DSCN8514

Trabajos Prácticos (1969).

El nombre de “trabajos prácticos” viene de la época en que Parra estudiaba Física en el instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. “Resulta que durante la semana trabajábamos con ecuaciones no más, y los miércoles en la tarde pasábamos al laboratorio para realizar los ‘trabajos practicos’. Siempre me sorprendió el sonido y lo que encerraba esta expresión. De ahí surgió el nombre”. Los trabajos prácticos promueven un espectador activo, capaz de entrar en diálogo con la obra. Con ellos Parra vuelve a recurrir a materiales que la sociedad desecha, dando a lugar a lo que él mismo ha llamado en alguna ocación “basurarte”.

DSCN8518 DSCN8517 DSCN8500 DSCN8499 DSCN8498 DSCN8497 DSCN8496 DSCN8495 DSCN8494 DSCN8493 DSCN8492 DSCN8491 DSCN8490 DSCN8489 DSCN8476 DSCN8475 DSCN8472 DSCN8471

Artefactos (1972).

La publicación de los artefactos (una caja de más de 121 tarjetas postales, ilustradas con textos y dibujos) supuso una enorme provocación en un escenario de enfrentamientos políticos cada vez más violentos. A los pocos meses con el golpe de estado las autoridades militares secuestraron la edición, destruyendo buena parte de las cajas. Los artefactos son resultado de un trabajo hecho a dos manos entre Nicanor Parra y Guillermo Tejeda, prometedor diseñador y grafista quién los ilustró con toda libertad.

DSCN8462 DSCN8463 DSCN8465 DSCN8466 DSCN8467 DSCN8468

Tablitas de Isla Negra (1976).

Un día estando en su casa de Isla Negra, Parra rescató, de los materiales empleados para su construcción, un montón de pequeñas tablas de madera de diferentes tamaños. Provisto de un bolígrafo Bic negro comenzó a escribir y dibujar sobre ellas con trazos rápidos, hasta el extremo de llenar de un tirón alrededor de cien tablas en una sola tarde.

 DSCN8457 DSCN8456 DSCN8455 DSCN8453 DSCN8452 DSCN8451 DSCN8450 DSCN8449 DSCN8448

DSCN8458DSCN8447

Las bandejas de la reyna (1990).

Fue a comienzo de los años noventa en La Reina. Parra estaba esperando ser atendido en un puesto de empanadas cuando un admirador se acercó a pedir un autógrafo. Como no disponía de papel, usó la bandeja de la tienda. Luego vinieron más personas a solicitar lo mismo y Parra se dio cuenta que este tipo de bandejas de cartón funcionaba como un cuadro con su marco. Nacieron de este modo lo que se conocen como Bandejitas de la Reina, en las que, dos décadas después, Parra retoma la senda emprendida con las Tablitas de Isla Negra. Una vez más recurre a soportes desechables que facilitan una escritura rápida, suelta, epigramática, en la que alternan tonalidades muy diversas. Por lo general en las bandejitas de la Reina aparece un personaje inventado por él, representado por un corazón con ojos del que sobresalen unos raquíticos brazos y piernas. Uno de los brazos suele señalar a la derecha o izquierda y el otro puede sostener un paraguas. “El hombre es más corazón que cabeza, más tinieblas que luz, el personaje pragmático tenia que ser un corazón con patas, porque eso es el hombre”.

DSCN8519 DSCN8485 DSCN8484 DSCN8483 DSCN8482 DSCN8481 DSCN8480 DSCN8479 DSCN8478 DSCN8469

El pago de Chile (2006).

DSCN8445

“El pago de Chile” es una frase proverbial acuñada en tiempos de la Colonia y empleada comúnmente para aludir a la ingratitud con que, supuestamente, en Chile suelen ser correspondidos los servicios prestados al país por políticos y personalidades públicas de toda especie. Nicanor Parra la utilizó como lema de uno de sus últimos y más espectaculares artefactos visuales, creado expresamente para la gran exposición de sus trabajos prácticos organizada en 2006 en el Centro Cultural Palacio La Moneda. Allí, en un lugar muy destacado, dispuso que, sobre un fondo negro se mostraran los retratos de todos los presidentes (o director supremo) de Chile -desde O’Higgins hasta Lagos- colgados al cuello por una soga. El impacto de la instalación era brutal. Un amago de retirar la obra puso en peligro la exposición, que al final se celebró con el artefacto en su lugar. Ocho años después los retratos de Bachelet y Piñera han sido incluidos, lo que pone de manifiesto la capacidad de los artefactos (y la obra de Parra en general) de actualizarse permanentemente, puesto que la antipoesía se  define como “obra en marcha” que incomoda al poder y genera polémica, empleando por única arma un humor impasible pero corrosivo.

 DSCN8525

Sin duda un imperdible de este fin de año. Adelante estudios.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *