7 Cosas buenas de Dragon Ball Super (Version 2018)

Hace dos años, tras menos de diez capítulos logramos resumir el potencial de Dragon Ball Super en 7 cosas buenas. En esta versión, faltando menos de 3 capítulos para el final de la serie, haremos algo similar a lo que hicimos esa vez. Está claro que esto puede tener algunos spoilers por lo que si no han visto completo Dragon Ball Super, véanla primero y luego vuelvan.

1) La nostalgia:

Dragon Ball Super trae de vuelta varias cosas que se dejaron de lado en Dragon Ball Z y eran importantes en Dragon Ball. Solo por nombrar algunas cosas:

  • La inclusión de Krilin, Ten Shin Han y el Maestro Roshi en el torneo, y la experiencia que ellos pueden entregar. Citando al viejo: “Muevanse mucho, aprendan mucho, diviertanse mucho, coman mucho y descansen mucho. Vivan la vida al máximo. El estilo Tortuga está con ustedes” dice, justo antes de enviar fuera a un participante por medio de un kamehameha, y caer desplomado. El capitulo 105 es uno de los puntos altos de Dragon Ball Super.

  • El tema Boogie Back que se ha introducido en Dragon Ball Super a través del octavo ending es nostalgia pura. Se observa que Bulma está muy pensativa y triste, sabemos que la esposa de Vegeta desearía ver crecer a Bra. El Ending número 8 está enlazado con el Torneo Universal.

  • El mafuba, una técnica poderosa que no se utilizó desde que Piccolo lo hiciera en el 23º Torneo Mundial de Artes Marciales en Dragon Ball, tuvo su protagonismo en la saga de Black y casi termina eliminando a Vegeta en el torneo de poder.

A pesar de no ser de Dragon Ball sino de Dragon Ball Z, las inclusiones de Trunks del futuro, Freezer y el androide 17 son sumamente acertadas en la serie. La de yamcha no tanto, pero entregó bastantes risas.

 

2) La versión Latina:

Los primeros 68 capítulos de Dragon Ball Super fueron traducidos a la versión latina, con la impactante cuota de nostalgia que trae escuchar a nuestros héroes y villanos de siempre en las voces que siempre escuchamos: Rene García, Lalo Garza, Carlos Segundo, Gerardo Reyero y como no Mario Castañeda. Por ejemplo Dragon Ball Kai no tenía estas voces y fue fuertemente criticada por lo mismo.

 

3) El OST:

La música de Dragon Ball y de Dragon Ball Z es insuperable. Shunsuke Kikuchi es un compositor nivel Dios de música incidental . Dicho esto, tanto los openings, endings y música incidental de Dragon Ball Super son extremadamente hermosos, salvo por contadas excepciones. Esto lo pueden ver en los siguientes videos:

Analisis de Chouzetsu Dynamic.

OST del torneo de poder

OST Ultimate Battle

4) El desarrollo de personajes:

El desarrollo de personajes de Dragon Ball Super es sublime, en su mayoría.  Al empezar tienes una historia y tienes un personaje. Pero a lo largo de la trama la historia, lo que sucede, afecta a tu personaje y este cambia. Ese cambio tiene que ser visible, apreciable para el lector/espectador. Sin embargo, es un error bastante común no trabajar bien el desarrollo del personaje y eso hace que la historia pierda profundidad y el personaje interés. Un claro ejemplo es el Superman de Man of Steel que sigue siendo el mismo durante toda la película y esto lo hace ser muy plano. Esto se puede resumir en 4 preguntas:

1. ¿Qué es lo que tu personaje tiene que superar?
2. ¿Qué puede hacer el personaje al final que no podía hacer al principio?
3. ¿Se ha liberado tu personaje de una creencia?
4. ¿El objetivo de tu personaje es puesto a prueba?

Tras estas 4 preguntas, podemos ver que existen muchos personajes cuya  construcción y evolución logran un máximo en Dragon Ball Super. Vegeta, mejor que nadie, explica esto. Es un personaje que cuando llegó tenia una visión de mundo que chocaba con todo y a ahora lo vemos defender aquello en lo que cree. Piccolo lo hizo antes, pero Vegeta lo hizo mejor.

Bills es un personaje con muchísimo carisma, un dios de la destrucción que se nos muestra como un ser que no tiene nada que superar, está por encima de todo, y ahora está en un torneo en el que si Gokú y compañía pierden, será destruido.

5) La mejora en la animación:

Si, el infame capitulo 5 (entre otros) dejó la vara bien alta para lograr mejorar nuestra primera impresión, pero la serie ha tenido momentos memorables y a lo largo de la serie esta ha visto una mejora sostenible en su animación, salvo por el reciclaje abusivo de escenas de otros episodios.

Mucho mejor, ¿no?

Personalmente creo que el punto más alto en animación es el episodio doble (109-110) en donde debuta la doctrina egoísta.

6) Expansión de la historia y su(s) universo(s):

A pesar de su sencillez argumental, uno de los mayores aciertos de Dragon Ball Super radica en la drástica ampliación del conocimiento sobre un universo del que, si lo pensamos bien, no sabíamos muy poco. Ahora sabemos que Dragon Ball funciona como un multiverso, y que los dioses que vimos en el pasado están en el escalafón más bajo de una amplia jerarquía de entidades divinas a los que las vidas de los mortales les importan bien poco. Puede que la dirección que ha tomado Toriyama con todo el tema del multiverso guste más o guste menos, pero si pretendes crear una secuela, ampliar la mitología de tu obra supone algo básico, y esto DBS lo ha cumplido a la perfección.

Aún así, hay algo con lo que Dragon Ball Super cumple más que sus predecesoras: En Dragon ball y en Dragon ball z es el personaje protagonista quién debe realizar todas las victorias y eso hace que la serie sea demasiado simple, pues ya sabes de antemano que va a ocurrir: Gokú va a ganar a Piccolo/Vegeta/Freezer/Boo/etc. La pequeña excepción es Z cuando Gohan derrota a Cell, pero incluso ahi vemos una imagen de Gokú apoyando el kamehameha final. En Dragon Ball Super sigue ocurriendo lo mismo salvo algunas excepciones: Trunks en La saga de Black, Numero 17 en muchas de las batallas del torneo de poder y Vegeta contra Toppo, el dios de la destrucción. Personalmente me decepciono mucho la derrota de Vegeta contra Jiren, pues era la perfecta oportunidad para que no sea Kakarotto el que haga todo el trabajo, pero eso fue perdonado cuando aparece el definitivo…

 

7) Migatte no Gokui

Tal como digo, a veces Dragon Ball deja de sorprender porque sabes que Gokú (y no otro) siempre terminará aumentando su poder, quizás con una nueva transformacion. Quizás las anteriores transformaciones no lograron ser tan espectaculares, puesto que en la retina de todos están la primera vez que Goku se transformó en Super saiyajin o Gohan llegando a Super saiyajin 2. Yo creo que el ultrainstinto o Migatte no Gokui está a esa altura, tanto en sus dos versiones incompleta y completa. ¿no se les pone la piel de gallina al verlo? Tal cual como hicimos con su primer super saiyajin.

El capítulo 129 de Dragon Ball Super no solo fue el capítulo donde Gokú se mostraba más imponente que nunca, sino que fue el primer capítulo de TODO Dragon Ball donde Gokú tenía protagonismo y no dijo ni una sola palabra. La animación fue espectacular, el saiyajin canoso domina la técnica más poderosa impresionando totalmente a los dioses y hace que Jiren tenga que pelear por primera vez en serio (y recibiendo una tunda al mismo tiempo).

 

Bonus Track: El manga

El manga de Dragon Ball Super arregla muchas de las incoherencias que ocurren en la serie, lo único malo es que sale mucho más atrasado que el animé: recién están comenzando el torneo de poder.

 

En fin, quedan 3 capítulos de Dragon Ball Super y mi opinión es la misma: hasta ahora la serie suma más de lo que resta.

Adelante estudios.

1 thought on “7 Cosas buenas de Dragon Ball Super (Version 2018)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *