Hoy iba andando en bicicleta, por Américo Vespucio entre Los Presidentes y Quilin. En eso veo que a mi izquierda van un auto chiquitito y una micro, disputándose un cuello de botella de la caletera. Ninguno cede y llegan a un punto donde casi se están topando. En eso el micrero frena y deja pasar al auto pequeño. El auto pequeño acelera, se detiene delante de la micro, el conductor se baja y le quita la típica carpeta que existen en las micros, volviendo a su auto y tirándola por la ventana. Me baje de mi bicicleta y le pasé la carpeta al conductor, de manera de aminorar el gran taco que este par de energúmenos estaban provocando. 
La foto que alcancé a tomar.

La gente de Santiago es super pelotuda cuando quiere.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.