Vivimos en una época en que las funas duran 4 horas, por lo que me voy a encargar de dejar para la posteridad algunas de las funas más notables de las que hemos sido parte. No vamos a hablar de la vez que ese grupito de la intelectualidad tuitera me quiso funar por que … sorpresa! estuve en el boletinsei, eso no vale ni la pena, lo tengo hasta en linkedin jajaja

La autofuna Salo.

Un mes antes del inicio de la pandemia, en un ataque de sinceridad expongo a todo el mundo que cuando era chico junté muchas laminas para el album dragon ball z 4 usando un método no aprobado por contraloría:

Imagen
Imagen

La autofuna Barcel.

Un día después conté como logré obtener uno tras otro de los productos Barcel del kiosko de la Olguita:

Bonus track: la funa de la coté.

Una vez intentaron funar a mi señora, porque ella al escuchar “miso”, pensó en las sopas chinas y no en el medicamento utilizado de urgencias para inducir abortos.

La autora del tuit , lo eliminó, pero como saben nada del internet es completamente borrable. Contesté al tuit de una manera muy amable:

Lo que no fue tomado muy amablemente por kotesita:

Hasta el día de hoy me tiene bloqueado, jajaja

Moraleja: nunca ayuden a nadie, al menos no en tuiter.

Adelante estudios.

1 Comentario

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.