Microlectrónica en Chile

Este escrito fue compartido via Linkedin por Victor Grimblatt, quién fue profesor de SPI y diseño de microcontroladores de varios amigos míos. Me parece importante compartirlo:

 

Hace varios años atrás mi amigo Nicolás Beltrán, quien falleció de forma trágica hace unos meses, me contó como había sido el cierre del laboratorio de microelectrónica de la Universidad de Chile, laboratorio que había sido creado a partir de una iniciativa de la OEA en los años 60 para desarrollar la microelectrónica en  la región.

Como consecuencia del golpe de estado que sufrimos en Chile en septiembre de 1973, la dictadura decidió intervenir las universidades designando en cada una de ellas un Rector Delegado, miembros de las fuerzas armadas dirigiendo las universidades. El Rector Delegado de la Universidad de Chile decidió cerrar el laboratorio de microelectrónica comentando que los japoneses ya hacían electrónica bastante bien, por lo que no era necesario continuar haciéndolo.

Estoy en estos momentos participando de una conferencia de electrónica donde estamos hablando sobre diversos temas relacionados con la Internet de la Cosas (IoT por su nombre en inglés) y me doy cuenta que un alto porcentaje de participantes son japoneses, no solo de las universidades de ese país, sino que además de varias de las industrias relacionadas. De más está decir que soy el único participante de América del Sur.

¿Debemos a partir de esto considerar qué el Rector Delegado tuvo razón al cerrar el laboratorio? Creo que la respuesta es definitivamente NO. Creo que perdimos una oportunidad de desarrollar conocimiento que nos ayudaría mucho en el día de hoy. Ese conocimiento que perdimos nos hubiera permitido crear una industria relacionada con la electrónica y competir hoy en día de igual a igual con las grandes potencias de este lucrativo mercado.

Nunca es tarde para recuperar el terreno perdido, tenemos un largo y difícil camino que recorrer, pero estoy seguro que los frutos que obtendremos justifican el esfuerzo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *