Durante todo septiembre el circo de los hermanos Fuente Gasca celebró sus 100 años con dos circos en el parque Padre Hurtado (ex intercomunal de la Reina) y uno de los espectáculos gratuitos fueron los voladores de Papantla quienes descienden desde 30 metros de altura, al ritmo de flauta y tambores.

El mito Totonaca dice que en una época cuando hubo una gran sequía, tanto los alimentos como el agua escaseó en la tierra. Cinco hombres jóvenes decidieron que debían enviar un mensaje al dios de la fertilidad, para que las lluvias volvieran y fertilizaran el suelo. Entraron en el bosque y buscaron el árbol más alto y más recto, el que tras bendecir y cortar, llevaron a su aldea hasta el lugar de su ritual.
Pelaron el árbol de sus hojas y ramas, lo fijaron verticalmente y después bendijeron el sitio con ofrendas rituales. Los hombres adornaron sus cuerpos con plumas de modo que parecieran como pájaros a los ojos de Dios. Con cuerdas envueltas alrededor de sus cinturas, se aseguraron al poste e hicieron su súplica al volar con el sonido enervante que emanaba de la flauta y del tambor.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.