Durante el mes de Agosto de 2017, tuvimos la suerte de visitar el desierto florido, en la tercera región.

El fenómeno del desierto florido ocurre cuando llueve más de 15 mm. Las semillas son incitadas a germinar, crecer, florecer y semillar. Las especies que están en el desierto más árido del mundo tienen la capacidad de durar mucho tiempo. Sus órganos latentes y semillas se multiplican apenas tienen la oportunidad y ocurren floraciones masivas, brindándonos este maravilloso espectáculo. Los últimos registros fueron el 2011 y 2015. Incluso en 1832 cuando Charles Darwin andaba patiperreando en el norte, él no logra ver el desierto florido, pero su ojo naturalista le permitió detectar, pese a la sequedad ambiental y ausencia de vegetación, “la existencia de semillas que crecerán en la primera estación lluviosa” [1].

Reporte del 19 de Agosto de 2017.

Durante los aluviones de Junio de 2017 la cantidad de agua fue tanta que se esperaba un desierto florido gigante. Hay más de 200 especies distintas que tapizan el desierto. Algunas florecen tempranamente, generalmente los bulbos como Añañucas y otras más tarde como las garra de león (Leontochir Ovallei). Este fenómeno duró un par de semanas más hasta finales de septiembre.

Adjunto las espectaculares fotos que tomó María-José Briceño Nikulin, quién se inició en este mágico camino que es la fotografía.

Sin duda una experiencia hermosa conocer este fenómeno que no se da todos los años. Recomendado totalmente hacerlo con un tour guiado. En nuestro caso Yuviza Osorio nos entregó muchos datos Rossa sobre el desierto que jamás habríamos sabido de otra manera.

Adelante estudios.

[1] Andanzas de Charles Darwin por el Desierto de Atacama.

1 Comentario

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.