En algún momento el Museo de Colchagua tenía entre sus pabellones un salón del automovil, y esta colección fue lo suficientemente grande como para que el 2012 tuviera su propio museo (es un spin-off, como el del vino), ubicado entre Santa Cruz y Lolol.

Existen más de 80 ejemplares historicos tales como, un Everett de 1890 , un Ford Paige de 1913 y un Ford T del año 27 en perfecto estado o ejemplares lujosos como la limusina de 1946 o el Austin Prince que usaron Perón y la Reina Isabel de Inglaterra en sus respectivas visitas a Chile. Tambien hay varios autos con los que el piloto chileno Eliseo Salazar jamás ganó nada.

Además, el museo cuenta con un pabellón con motos de la colección de Coco Legrand y otras 30 pertenecientes a la Fundación Cardoen.

Aunque para mi lejos el auto más importante de la colección es el DeLorean DMC-12, es muy conocido por ser usado en Volver al Futuro como una maquina del tiempo.

Adelante estudios.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.