Figuraba acostado a las 8 de la noche, con el calienta-camas encendido cuando recordé que iba a ocurrir nuevamente un eclipse lunar. Costó bastante salir de la cama y ponerse un poncho para aguantar la fría noche santiaguina, pero valió completamente la pena.

A diferencia de otras veces donde solo he subido galerías de imágenes, tras hacer algunos difíciles cálculos que involucran geometría y astronomía avanzada (como el teorema de Thales y saber las distancias Tierra-Sol, Tierra Luna y los radios terrestres y lunares jaja) me di cuenta que estamos tan lejos del sol que la sombra tiene un radio igual al terrestre. Con eso, y trabajando a 10 kms por pixel, logré componer la siguiente imagen, donde la sombra terrestre se puede ver perfectamente a lo largo de tres momentos del eclipse.

Tres momentos del eclipse, que forman la sombra terrestre por la que pasa nuestro satélite natural
Montaje sin horas
Montaje con horas

Adelante estudios.

2 Comentarios

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.