Tuvo que pasar 2 años y una pandemia para empezar a escribir esto, pero más vale tarde que nunca.

Mucha gente no sabe dónde comienza el sur. Algunos creen que en San Bernardo. Otros en Rancagua. Otros en Conce. Y los de Punta Arenas se ríen de todos los demás. Pero para mí el sur comienza donde se empiezan a ver estos pajaritos llamados Bandurrias. Se nota el cambio porque el amarillo pasa a ser verde. Por la anterior razón, el Archipiélago de Chiloé queda en el sur de Chile.

Chiloé es chillwe, palabra mapudungun que significa ‘lugar de chelles’ que son aves blancas de cabeza negra, muy frecuentes en las playas y lagunas del archipiélago.

América del Sur se desintegra en islas a partir de Chiloé. Su marco geográfico, moldeado por glaciares y por milenarios bosques de alerces y cipreses dan al entorno un fuerte carácter que se impregna en el lugar, mucho antes que llegaran los invasores españoles (1567-1826). La isla grande es la Cordillera de la Costa, y en ella vive el 90% de los habitantes de esta provincia. Quinchao es la siguiente en dimensiones y población.

Desde Ancud a Quellón hay 167 kms, por lo que lo ideal es quedarse en el centro de la isla, en Castro y desde ahí visitar las diversas maravillas chilotas que incluyen fuertes españoles, pingüineras e iglesias de madera. Lo que recorrimos se ha resumido en el siguiente mapa:

 

ANCUD

Para entrar al archipiélago de Chiloé se debe cruzar el canal de Chacao, desde Pargua, en transbordador y toma alrededor de media hora. Si tienes suerte podrás ver lobos marinos y toninas.

A otra media hora pero ahora en vía terrestre está Ancud. Algo que no te puedes perder es el fuerte Real San Antonio, construido en 1778 y reconstruido en 1818 para ser usado como último bastión de España en Sudamérica hasta 1826. La fortificación consta de siete cañones que miran a la bahía de Ancud.

Un poco más al oeste se encuentra el monumento natural Islotes de Puñihuil. Los 3 islotes que lo conforman son sitio de importancia para la nidificación de aves marinas como pingüinos, gaviotas y cormoranes. Entre los mamíferos se destaca la presencia de chungungo o nutria de mar, que es el mamífero marino más pequeño del mundo.

El monumento es destacado por ser el único lugar conocido en el que los pingüinos de Humboldt y magallánicos comparten el sitio para la crianza.

QUEILEN

Nuestra visita más meridional por Chiloé es el pueblo de Queilen, cuyos atractivos son una feria artesanal, un muelle y un pequeño museo. Vendían un helado muy rico también.

CASTRO

Castro, la capital de la provincia de Chiloé, es la tercera urbe más antigua de Chile con existencia continuada (o la cuarta si consideramos Arica),​ siendo fundada en febrero de 1567. Tiene palafitos en sus entradas norte y sur, cuyos orígenes se remontan a fines del s. XIX, cuando comenzaron a arribar campesinos que no tenían otro espacio para construir. Sus pilotes están hechos de madera de luma y sus paredes son de colores muy vivos.

Las iglesias de Chiloé son patrimonio de la humanidad y la gran Catedral de San Francisco de Castro no tiene el aspecto típico de las iglesias chilotas, sino un diseño neogótico. Su construcción data de 1910 y estuvo a cargo de Eduardo Provasoli.

QUINCHAO

La isla de Quinchao incluye dos comunas visitadas: Curaco de Vélez y Achao. Para entrar a la isla hay que cruzar el Canal de Dalcahue, también en transbordador pero por un tramo mucho menor que cuando entramos por Chacao. Primero visitamos Achao, cuya iglesia Santa Maria de Loreto es la más antigua de Chiloé. A falta de clavos, su nave, fue construida mediante el método que los Huilliches utilizaban para sus “dalcas” (Botes). Por fuera es sobria lo que contrasta con el barroco lúdico de su interior.

La otra comuna visitada fue Curaco de Vélez, cuyos humedales son un lugar de importancia internacional para aves playeras migratorias. Es posible admirar a la gaviota de Franklin, el pitotoy grande, el chorlo chileno y el zarapito.

Tras cruzar de vuelta el Canal de Dalcahue, llegamos a la comuna chilota del mismo nombre, donde nos espera la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Dalcahue, cuya torre mide más de 26 metros. Esta iglesia fue usada como locación en la teleserie La Fiera.

Chiloé es una tierra mágica, cuna de mitos como el Caleuche, la Pincoya y el Trauco. Según los pueblos indígenas (chonos y huilliches) que habitaron esta zona, dos serpientes gigantescas llamadas Tenten Vilu y Caicai Vilu, crearon el Archipiélago peleando en una lucha legendaria y titánica. Luego Pokemón les robó la idea.

Un cometocino trinando en la isla.

Su gastronomía es otra cosa: platos fuertes y enjundiosos que incluyen cazuelas de cerdo y milcaos. No olvides traer ajos chilotes, mucho más grandes y sabrosos que los ajos normales.

El que viaja y lo comparte viaja dos veces. Y eso en tiempos de pandemia es invaluable.

Adelante Estudios.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.