Sobre el 11 de septiembre y todo lo que significa quiero comentar que hace poco fui al museo de la memoria con mi mamá. Ella es profe de historia y viene a Santiago regularmente pues esta haciéndose exámenes. Me comentó que nunca había ido al Museo de la Memoria y me di cuenta que yo tampoco. Tomamos el metro hasta Quinta Normal y fue bakán ver que desde el mismo metro puedes entrar al museo.

Desde el mismo metro puedes entrar al museo.

Es un lugar que despierta mucha empatía. Uno puede ver en videos, audios y fotos lo crudo del tema y los excesos cometidos. Las únicas dos opciones son que esta gente debió estar realmente convencida de estaba salvando al país o que eran definitivamente monstruos.

Una de las partes que más me impresiono fue el catre de metal conectado a un generador eléctrico manual en donde se torturaba a la gente para obtener información. Un video tenía un testimonio de como eran las torturas. Fue muy triste imaginar que alguien pase por eso.

Catre de metal conductor conectado a generador eléctrico manual. Terrible.

Finalmente hay un salón de la llegada de la democracia y es donde mi mamá se quedó más tiempo, pues ella fue parte del recuento paralelo de votos (que buscaba que no manipulaban el plebiscito). Cuático como la información recorrió Chile en tiempos en que el internet estaba en pañales. Me dijo que ahora siente que fue irresponsable porque éramos chicos pero que estaba orgullosa de haber sido parte de esto.

El recuento paralelo, fue una manera en que se recolectó la información en cada mesa de manera de lograr que el resultado no fuera manipulado.

Los 11 de septiembre nos seguirán recordando que aún hay gente que perdió a sus seres queridos y que aún no hay justicia para ellos.

Los seres humanos son los únicos que entierran a sus muertos y quienes prohíban hacer eso son, en el más amplio aspecto de la palabra, seres inhumanos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.