Esta es una pelicula de 1967, precursora de tres películas que son consideradas lo más alto de la producción nacional: “El Chacal de Nahueltoro” de Miguel Littin, “Tres Tristes tigres” de Raúl Ruiz y “Valparaíso, mi amor” de Aldo Francia. Este largometraje fue dirigido por Patricio Kaulen, protagonizada por Emilio Gaete, Eliana Vidal y Enrique Kaulen. Fue filmado en Valparaíso y Santiago de Chile.

Esta película tiene tres particularidades: la primera es que muestra una costumbre que ahora podría ser considerada algo difícil de entender, pero que durante siglos de alta mortandad infantil era muy común: el velorio del angelito, en donde la muerte de un recién nacido se celebra, pues dado que no posee pecado e irá directamente al cielo.

La segunda es que esta película tiene muchos personajes pero ¡ninguno tiene nombre! Chico, jefe, señor, niño, compañera, y mucho tuteo pero ningún nombre.

Y la tercera es que es un film que nos entrega una visión de cómo era todo hace 50 años y cómo ha cambiado, lo que se puede ver en la siguiente galería:

Hace 50 años esta era una ciudad donde las clases estaban igual de marcadas, pero sin segregación. Incluso en una de sus escenas podemos ver que desde un palco de la calle Bulnes (ahora paseo) una mujer acomodada mira el conventillo de los protagonistas.

Cuica viendo a los pobres desde su balcón en el exclusivo departamento de Bulnes

Hoy en día las clases sociales se han trasladado inorgánicamente a sus extremos, de manera de no tener nada que ver entre sí, quedándose en el centro personas que pertenecen o a sectores socioeconómicos medios, con menor variabilidad de clases o a inmigrantes de otros países. Además el hacinamiento visto en la película aún ocurre, pero en plano vertical, no horizontal.

Otra cosa interesante es el cambio del Rio Mapocho, que era un lugar donde vivían muchas personas, lo que aún ocurre pero en mucha menor escala, gracias a políticas habitacionales y sociales de distintos gobiernos.

Los siguientes son los mapas en el que podemos ver el recorrido de los protagonistas a lo largo de la película y los puntos importantes para su trama:

Sin duda es una película que hay que ver, pues Chile es un largo viaje que aún no acaba.

El único lugar que no estamos seguros es la botillería. Segun nosotros está en Dardignac con Manzano, pero no estamos seguros. Si algún boomer sabe, háganoslo saber:

Largo viaje está disponible para ver en la cineteca del Centro Cultural Palacio La Moneda. Adelante estudios.

Aportes históricos varios de Rene Larroucau.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.